«El que venga a mi, no tendrá hambre, y el que crea en mi no tendrá nunca sed.» (Jn 6,35)



Santísima Virgen del Mayor Dolor
(Encienda las velas clicando un vez en la imágen)


Somos los que flagelamos al Señor diariamente. Los que lo atamos para que no se mueva, para que se quede ahí mientras nosotros, con nuestros pecados, lo maltratamos y lo apenamos

Así nos lo cuenta San Mateo:

Pilato les preguntó: ¿Y qué hago con Jesús, llamado el Mesías? Contestaron todos: Que lo crucifiquen. Pilato insistió; Pues, ¿qué mal ha hecho? Pero ellos gritaban más fuerte: ¡Que lo crucifiquen! Al ver Pilato que todo era inútil y que al contrario, se estaba formando un tumulto, tomó agua y se lavó las manos en presencia del pueblo, diciendo: Soy inocente de esta sangre. ¡Allá vosotros! ... les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran.

Oración :

Señora nuestra del Mayor dolor soportado,
Quiero compartir contigo, acongojado,
Las penas de tu corazón abrumado,
Al ver agonizado a tu Hijo, el bien amado.



Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.


Oración final :

Padre misericordioso, que has querido que tu Hijo sufriera por nosotros el suplicio del flagelo y la cruz para librarnos del poder del pecado, concédenos por intercesión de María llegar a la gloria de la resurrección. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.





 
Cofradía de la Resurrección - Bornos (Cádiz) - © 2017. Reservados Todos Los Derechos. Adaptada por PBJ
Ir Arriba